La Formación en el espíritu y carisma de María Francisca de las Llagas

Imprimir PDF

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

1. SEGUIMIENTO DE JESUCRISTO

La Formación de las Hermanas Francisnas Misioneras de la Inmaculada se fundamenta en el Seguimiento de Jesucristo pobre, humilde y anonadado, que pasó por el mundo haciendo el bien, entregó la vida por sus hermanaos y se quedó en la Eucaristía como sacramento de salvación y comunión fraterna, a ejemplo de San Fran de Asís, en el encuentro personal con El movidas por el Espíritu Santo, con una clara y bien fundada conciencia de la propia vocación, afianzada en los valores evangélicos propios de la Vida Consagrada y en el Carisma Reparador de María Francisca de las Llagas

2. CONSAGRACIÓN TOTAL A DIOS

Seguir a Jesucristo supone entregarse totalmente a Dios a la manera de San Francisco y de María Francisca, consagrándose en la Iglesia mediante la Profesión Religiosa para bien de los Hermanos, observando el Evangelio, viviendo en obediencia, sin nada propio y en Castidad, ayudadas por la gracia de Dios y el vigor de la Caridad fraterna.

3. ESPÍRITU DE ORACIÓN Y DEVOCIÓN

La vida de seguimiento a Jesucristo está apoyada en una experiencia de fe, alimentada por la Palabra de Dios, la oración perseverante, asidua y vigilante, la alabanza al Padre, viviendo el Evangelio y meditando los misterios de la Encarnación, Muerte y Resurrección del Señor a través de la Oración personal, Comunitaria y de Contemplación, de la Liturgia de las Horas y sobre todo de la Eucaristía, Centro de nuestra vida donde se adora y se repara a Jesucristo ultrajado por la injusticia institucionalizada, la profanación de la dignidad de la mujer, la imagen de Cristo desfigurado en los pobres, los marginados y excluídos.

La Hermana Franciscana cultiva una filial devoción a la Virgen María en la advocacióin de la Inmaculada Concepción Madre y protectora del Instituto, la devoción a San José, San Francisco de Asís maestro de vida espiritual y a los Santos titulares de las Comunidades.

4. COMUNIÓN EN UN MISMO ESPÍRITU- FRATERNIDAD

Las Hermanas, por causa del amor de Dios ámense mutuamente como dice el Señor: "este es mi mandamiento, que se amen los unos a los otros como yo los he amado" (Jn 15,12) y muestren con obras el amor que se tienen mutuamente, "el espíritu franciscano de caridad comparte la oración y la misión con sencillez y alegría" (Const. 36).

5. CARISMA MISIONERO

El Carisma Misionero del Instituto es el de adorar, reparar y servir franciscanamente bajo el signo de sencillez, humildad, pobreza y caridad evangélicas (Const. 49) con un compromiso con los pobres, los marginados y excluídos, promoviendo en ellos la reconciliación y la paz ( D.C. 12,10) .
Consagradas por Vocación y Carisma a difundir el Reino de Dios y el servicio a la Iglesia, es nuestro compromiso la obra evangelizadora. La Eucaristía ha de ser el estímulo del afán misionero del Instituto y "la fuente y cúlmen de toda vida cristiana" (L.G.11) el Sacramento que significa y realiza la unidad de todos los miembros de la Iglesia, los hace solidarios entre sí, los impulsa a compartir su fe, sus riquezas espirituales, sus sufrimientos y su pan material (Cfr. Juan Pablo II Domund 81).

6. FIDELIDAD A LA IGLESIA Y EN EL MUNDO DE HOY

El seguimiento de Jesucristo se hace de forma auténtica y plena en la Iglesia, realiza la misión en Comunión y bajo las orientaciones y directrices de la Iglesia (D,C 12,4) y concordes con el mundo de hoy, conociendo la realidad concreta, abierta a otras mentalidades y culturas, en Comunión con el Pueblo de Dios y en obediencia y reverencia a los Pastores, viviendo pobres y trabajando humildemente con los pobres y marginados, al estilo de San Francisco y María Francisca de las Llagas, en actitud de conversión permanente al Señor y el ejercicio constante de la Penitencia evangélica para ser capaces de transmitir dignamente el Evangelio.